Un día cotidiano en su primer añito

El invento fue de Heidy Norel y pues no soy tan difícil de convencer cuando de fotografías se habla. Así que decidimos lanzarnos a este shooting medio extraño para finales de abril del 2012 en casa un sábado. Se trata de un “Lifestyle” con la idea de poder atesorar en el baúl de los recuerdos cómo pasábamos una mañanita con nuestra hija. Creo que se sobrepasaron las expectativas. Hoy un año después me doy cuenta de lo rápido que se va el tiempo y de todos los episodios que de año en año van aconteciendo. Ya esa bebesita tiene más cabello y su misión en este momento es lograr su independencia (awww!!! #losamorososdos). He aquí nuestra familia! 😉

Un milagro de amor

Por Raquel López

¿Por dónde empezar en un acontecimiento tan especial? Fueron 40 semanas y un pico de un hermoso embarazo junto con mi esposo Eliezer. Un tiempo que pude disfrutar y en donde comencé nuevos proyectos.

En cada etapa de la gestación iba confirmando que las 40 semanas (o como creemos, los 9 meses) están diseñados para el desarrollo del bebé pero también son para que el cerebro de los “parents to be” puedan procesar los próximos cambios. Es el camino a un nuevo trayecto intransitado que trae toda una serie de interrogantes y sensaciones de temor. Pienso que parte de los miedos que uno trae están acompañados de todos los comentarios que las personas van diciendo relacionados a experiencias personales. Desde cosas tan sencillas como “prepárate que cuando llegues al mes ‘equis’ te pasará ‘ye’ cosa,” hasta las anécdotas trágicas de abortos y cosas desalentadoras por dolores insoportables por la ocasión. En mi caso, cada mes que pasaba era como una “prueba superada.” Celebrábamos cada semana y término. En esa montaña rusa de emociones es que llegamos hasta el final del proceso de gestación. Sigue leyendo