Juventud Unida: Testimonio para Puerto Rico

por Eliezer Ronda

La pasada semana tuve el gran privilegio de compartir el mensaje en la ocasión de la Noche de la Juventud de ln511122367_1332445_6475a Covención Centenaria de la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo) en Puerto Rico. Sin lugar a dudas fue una hermosa experiencia que tomó lugar en el Coliseo Rubén Rodríguez de Bayamón. Un poco más de 1,500 jóvenes se dieron cita allí. La verdad es que fue una gran experiencia. Siempre es un gran honor poder tener la oportunidad de dirigirse a los jóvenes. Aquí les doy una copia de lo que fue el mensaje que utilicé para esa noche. Agradezco profundamene a los líderes de la denominación por darme esa oportunidad.

Lectura Base: Hechos 1: 6-8

“Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: –Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Les dijo: –No os toca a vosotros saber los tiempos o las ocasiones que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra.”

n509175613_1869218_3167Una de las cosas que más se habla con relación a los jóvenes es la capacidad de soñar y pensar en las cosas que quisiéramos que ocurrieran en nuestras vidas. Me atrevería a pensar que la mayoría de las personas que estamos aquí (por no decir todas), hemos ideado en nuestras mentes lo que queremos ser y como podemos tener un futuro ideal. Desde pequeños soñamos con el trabajo que tendremos, la persona con quien pasaremos el resto de nuestra vida y de que manera podamos hacer historia. Nos vemos como parte de ella y hasta podríamos decir como protagonistas de esa historia de aventura, romance y conquista. En es el caso del texto que hemos leído, nos encontramos con los discípulos de Jesús haciendo una pregunta muy interesante e importante. Ellos preguntan si en ese tiempo, Jesús restauraría el reino a Israel. Demás, está decir que el sueño de los judíos era que pudieran salir de la opresión y tener su propio gobierno. Después de todo, a nadie le gusta que les impongan las cosas y que les hagan la vida imposible. En ese sentido, me interesaría pensar en el reino en un sentido teológico y práctico para nosotros como jóvenes y adolescentes. Había un teólogo que falleció hace varios años que se llamaba David Bosch que decía que la iglesia era quien inauguraba el reino de Dios y que lo más cercano que debía haber en la tierra al su reino era la iglesia. Por lo tanto, si consideramos lo que ocurre en esta pregunta sencilla a Jesús en ocasión de esta convención sería lo siguiente: ¿restaurarás la iglesia en este tiempo? ¿Cuándo será que la iglesia esté unida? Es como si los jóvenes de la iglesia, estuviésemos preguntando todo esto.

Entonces lo más interesante de todo esto es la respuesta de Jesús. Él dice: “pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo” y luego añade; “y me seréis testigos.” Entonces la pregunta que nos debemos hacer cada uno de nosotros como jóvenes es definir que es el poder. De la misma manera saber a que se refiere este asunto en particular. En ocasiones creo que confundimos lo que es el poder con la magia y las actividades superficiales que no involucran ningún tipo de sacrificio. Cuando era pequeño era fanático de los muñequitos cuando llegaba a casa de mi abuela. Recuerdo, que mi tía nos buscaba a la escuela en un Datsun y nos metíamos mis tres hermanos, ella y dos primos más. Así que imagínense como llegábamos allí. Éramos como sardinas en lata. Lo primero que hacíamos era he-mansentarnos frente al televisor mientras mi abuela nos preparaba un sándwich de jamón y queso con un jugo de china “Bright and Early” que tenía 3.8 millones de gajitos artificiales. La cosa era que uno tomaba como 3 onzas de jugo y lo demás eran gajos (¡Ja!). ¡Que rico! La cosa era que nos sentábamos para ver a “HE-MAN y los amos del universo”. HE-MAN tenía una espada y en ocasiones decía: “por el poder de Gray Skull” y automáticamente de mencionarlo hacía un gesto con las manos y decía bien fuerte y decía “tengo el poder”. De hecho, se convertía en “el hombre más fuerte de todo el universo”. Ni hablar cuando yo me convertía en “Leono” de los Thundercats. thundercatsToda mi familia era parte de ellos. Lo mismo pasa en este generación con los Power Rangers, Harry Potter, Lord of the Rings, Price Caspian y podemos seguir. Asociamos el poder con algo que surge de repente y luego se apaga. Sinceramente creo que el poder de Dios no es de esta manera. Las palabras de Jesús fueron que recibiríamos poder cuando viniese sobre nosotros el Espíritu Santo. Francamente, no creo que la presencia de Dios sea intermitente en la vida de la iglesia. Creo que su presencia nos acompaña en cada momento. Ahora, entonces: ¿por qué nos podemos sentir tan incompetentes como jóvenes? ¿Por qué nos sentimos impotentes para hacer las cosas? Entonces la pregunta de los discípulos en el libro de los Hechos no está tan distante de nuestra realidad. Creo que en esencia hemos reducido el significado de lo que es el poder y el ser testigos a elementos tan superficiales que nos debilitan al momento de tratar de comprender el potencial que tenemos como jóvenes dentro de la iglesia. Pensamos que el testimonio tiene que ver con simplemente portarnos bien y hacer las asignaciones. Creemos que por que hagamos las cosas “correctas” estamos dando testimonio. Quisiera decir con el mayor respeto que no es suficiente con portarnos bien. Cuando hablamos de testimonio, no podemos reducir nuestra responsabilidad y capacidad a un elemento tan simple como la reputación. Creo que unas de las cosas que hace que no podamos lograr ese sentido de actividad poderosa, es que hemos confundido nuestro testimonio como iglesia y juventud a que solo hablen bien y piensen bien de nosotros. Claro está, la reputación es importante, pero no es suficiente. Se necesita una manifestación de poder.

Se cuenta la historia de un fisi-culturista que fue invitado a un programa de variedades de televisión y al hacer su entrada comenzó a hacer los acostumbrados gestos que hacen este tipo de personas. La audiencia comenzó a aplaudir y apreciar su cuerpo. Demás está decir que se pudiera parecer al mío (¡Ja!). La conductora del programa le preguntó para qué usaba la fuerza, a lo que el individuo permaneció en silencio y no dijo nada. Más adelante, una persona de la audiencia hizo la misma pregunta y no hubo respuesta, aunque se besó los bíceps. De la misma manera hubo otra fisi-culturista1pregunta en la misma dirección a lo cual no se comentó nada sino que solo exhibió su cuerpo para la admiración. Al igual que este caso de exhibición de fuerza, no podemos ceder ante la dulce tentación que la gente admire nuestros atributos y capacidades sin que tengan efecto en ellas. El mundo continuamente nos hace preguntas y desea ver en nosotros y nosotras como podemos emplear nuestra capacidad de hacer el reino de Dios. Para ello hay que repensar en estos dos elementos básicos y fundamentales para lograr la unidad el que seamos una iglesia viva. No podemos estar silentes ante tanta necesidad de una respuesta. Hay una gran demanda por ver una iglesia testimonial y Dios te ha llamado a ti a que seas la oferta que llene ese vacío que hay en con nuestros “panas del corillo” y amigos en la escuela y en la calle. Como jóvenes hemos sido llamados a ser esa respuesta.

La palabra en griego que se utiliza para poder en este texto es: dunamis. Esa palabra significa: fuerza, habilidad, potencial y capacidad. La otra palabra que se utiliza para testigo es martus que quiere decir: ser un mártir. Esta palabra viene de martureo, que quiere decir entregar la vida por una causa noble. En ese sentido lo que Jesús está diciéndole a sus discípulos es que el Espíritu Santo les daría la capacidad, la fuerza, la habilidad y el potencial para que entregaran sus vidas por causa del evangelio. No importa que se presentaran dificultades y obstáculos, podían ser testigos que evidenciaran la presencia de Dios en sus vidas.

oajLa Oficina de Asuntos de la Juventud de Puerto Rico estableció en el 2003 (hace cuatro años atrás), en un estudio que contempló jóvenes entre 13 a 29 años de toda la Isla que según lo que contestaron los chicos entrevistados, el 85% de los jóvenes se identificaban como cristianos. Entiéndase que se llamaban católicos, protestantes y/o pentecostales. Sin embargo, solo el 3.5% dijo que asistía a reuniones de jóvenes cristianos en sus iglesias. Entonces, nos vale preguntarnos: ¿Dónde está el poder de la iglesia? ¿Será que hemos escogido la reputación por no querer involucrarnos con nuestros adolescentes sin un criterio de sospecha? Creo que debemos recuperar que el evangelio es poder para ayudarnos a ser testigos en un mundo que se fragmenta todos los días. De esa manera, me dirijo con el mayor respeto a nuestro cuerpo pastoral y a nuestros líderes de ministerios de jóvenes para decirles que debemos comprender que ante todo, cada joven de nuestras iglesias es más importante que los programas y que sus preguntas son tan importantes que las respuestas que les podamos dar. Cada joven no es un medio por el cual desarrollar nuestro ministerio. Los jóvenes deben ser el fin en sí mismo en lo que hacemos con ellos. Debemos acercarnos a ellos sin agendas escondidas para que alcancen su potencial y madurez en Cristo. Solo de esa forma, podrán ser verdaderos testigos del evangelio. De lo contrario serán participantes de nuestras actividades sin ubicar un sentido a la vocación que Dios les ha dado.

El sentido primario que tenemos como iglesia es promover que ante todas las cosas busquemos la unidad. No podemos pensar que la tarea de la unidad es solamente de la juventud. La unidad es tarea de todos y todas para ser testimonio real del evangelio. Para ello, debemos eliminar la sospecha del otro y de la otra y buscar un espacio para vernos a cada uno y a cada una como parte de la iglesia. Lamentablemente los estigmas que hay con muchos adolescentes hacen que no los incorporemos a la vida de la iglesia. Si la iglesia es sinónimo del reino de Dios, debemos entonces mencionar, que en el reino de Dios no se reserva el derecho a la admisión. La gracia de Dios nos alcanza a todos y todas. Los “reguetoneros”, los “surfers”, los “roqueros”, los “emo”, los “góticos”, los “blancos”, los “negros”, los “flacos”, los “gorditos”, etc.… todos somos parte de esa iglesia que merece estar unida para un verdadero mensaje testimonial. El testimonio para Puerto Rico no es solamente tarea de la juventud sino que es tarea de todos como iglesia.

Hay una canción infantil que dice: “pase misín, pase misón por la puerta del cajón. Los de adelante corren mucho, los de atrás se quedarán. El puente se está cayendo, se está cayendo y se cayó.” La iglesia no puede ser el pase misín y el pase misón. Todos debemos cruzar sin que nadie se caiga con el puente. Alexander Campbell decía que: “Todos los que se sienten así calificados (como parte de la iglesia), deberían amarse entre sí como hermanos y sentirse unidos los unos a los otros. La división entre los cristianos es un mal horrible.” Debemos hacer entender a cada joven que es parte de la iglesia. Que tal como nos decía la Rev. Migdalis Acevedo el año pasado. Somos de esa juventud SDA. Somos todos Siervos del Dios Altísimo. Por eso, hoy quiero reafirmar que cada joven que esta aquí no es un vaso que se llena. Cada joven que está aquí es un fuego que se enciende. Un testigo lleno de poder. Debemos apoyar la confra, debemos apoyar la iglesia general y debemos apoyar nuestra iglesia local. Todos tenemos que cruzar.

Joven, Dios te ha convocado en este tiempo para que seas su testigo. Te ha llamado para que seas esa voz. Pablo se lo dijo a Timoteo de la siguiente manera: “por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos. Por que no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios”. En palabras sencillas, lo que dice es que Dios nos ha dado el dunamis que es la capacidad, el potencial y la habilidad para ser testigos en el carril del amor incondicional. La palabra que se utiliza ahí es ágape que es ese amor que trasciende las diferencias y es el catalítico como dice nuestro lema: En lo esencial; unidad, en lo no esencial; tolerancia; en todo amor. Dios nos ha dado el potencial de hacer las cosas fundamentadas en el amor. También nos recuerda el autor que nos ha dado dominio propio. La palabra que se utiliza ahí es sofronismos que quiere decir disciplina. La actividad es para que todo lo hagamos en disciplina. En otras palabras, que seamos discípulos de Jesús. Es un recordatorio para comprender que el testimonio tiene como fundamento el amor entre nosotros y nosotras en la disciplina de la vida cristiana. Es una renuncia a nuestro ego por servirnos mutuamente.

Hace unos días compartía con mis hermanos en Pájaros Candelaria  la siguiente ilustración:

Kay Poe y Esther Kim crecieron juntas como mejores amigas pero también como excelentes competidoras. Desde muy pequeñas su deporte había sido el Tae Kwon Do y no podían ocultar su alegría cuando recibieron la noticia de que por fin este deporte sería considerado en las Olimpiadas de Sydney, en el año 2000. Pero había un problema Estados Unidos sólo enviaría a un representante del peso de la categoría de estas amigas. Promediando las competencias de clasificación se podía notar que las dos jóvenes eran las mejores, aunque nadie podía decir con certeza cual era la mejor. Entonces ocurrió algo. Kay se dislocó la rodilla en los últimos segundos de la semifinal que estaba ganando. A pesar del dolor resistió esos segundos y ganó, pero no podía ocultar su dolor mientras el entrenador la llevaba hacia los vestuarios. Esther no pudo hacer nada en ese momento por que ya comenzaba su participación. Comenzó un poco distraída pero luego de una fuerte caída volvió a concentrarse en el combate y doblegó a su contrincante. Era el sueño que siempre habían tenido. Una final entre las dos en una eliminatoria. El entrenador de Kay salió para anunciarlo, aunque ya su rostro lo decía todo. Kay no estaba en las condiciones de poder hacerle frente. Con solo poner Esther su pie en el sector de juego, iría a las Olimpiadas.poekim92700

Pero entonces, ocurrió algo más sorprendente. Esther caminó hacia el jurado y le anunció que le concedería la victoria a su amiga herida. Ella estaba dispuesta a sacrificar su propio sueño con tal de que su amiga pudiera cumplir el de ella. Kay intentó protestar la decisión de su amiga ante los testigos que silentes que presenciaban este acontecimiento. Esther le respondió “no creas que estoy arrojando mis sueños al mar. Estoy poniendo mis sueños en ti. Además, hay más de una manera de ser campeón.

Esta historia nos dice que hay toda una audiencia que son testigos también de nuestros actos y como respondemos al dolor y las limitaciones de otros. En Hebreos 12:1-2 nos dice: “Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo el peso y el pecado que nos asedia y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante puesto los ojos en Jesús, el autor y el consumador de la fe.” Él es el autor que se encargará de escribir en las páginas de la historia de la iglesia y de nosotros como jóvenes el testimonio al despojarnos de lo que nos asedia con el fin de comprender que la unidad es la fuerza. Por ende, el poder que sostiene nuestro testimonio.

En Efesios 5:17-19 podemos encontrar lo siguiente: “Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor. No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones”. El original en griego se refiere a: Adontes falontes te kardía humon. Esto quiere decir que canción sea en el corazón. La proclamación más poderosa que nosotros podamos dar en la vida se ubica en el testimonio. En un mundo que hay tanta necesidad de escuchar una canción que acoja su vida, Dios nos ha llamado a que seamos canciones vivientes que evidencien la llenura del Espíritu de Dios. Cuando entré a la Coral de Jóvenes en el 1998, recuerdo que el Revdo. Jaime Camareno me hizo una entrevista para ser parte de la Coral. Esto es algo que se hace con todos los que aspiran estar en este ministerio. Luego de las preguntas iniciales y usuales de esa entrevista, el pastor Camareno me miró y me dijo: — Eliezer, ¿cómo te gustaría que te recordaran en la Coral cuando ya no estés aquí? Por que no estaremos toda la vida en este ministerio. Algún día te casarás y serás un adulto –. Les confieso que no estaba preparado para esa pregunta. Hoy me percato, que el pastor Camareno me estaba diciendo: –¿Cuál es el testimonio que quieres construir para cuando no coincidamos todo el tiempo? Hoy les hago la misma pregunta a todos los jóvenes que están aquí. ¿Cómo ustedes quisieran que esta iglesia y Puerto Rico nos recuerden cuando hayan pasado nuestros años de adolescencia? Te invito a que te atrevas a ser recordado como un testigo lleno del poder de Dios. Un testigo que esté dispuesto a responder a la necesidad fundamentados en que el Espíritu Santo nos ha llenado con su poder.

martin20luther20king2021Martin Luther King JR, hace 45 años pronunció desde Washington que tenía un sueño. Dijo: — Cuando surja la libertad y la dejemos surgir en cada aldea y en cada barrio, en cada estado y en cada ciudad, podremos adelantar la llegada del día cuando todos los hijos de Dios, negros y blancos, judíos y gentiles, protestantes y católicos, puedan unir sus manos y cantar las palabras del viejo cántico espiritual negro: “¡Libres al fin! ¡Libres al fin! Gracias a Dios Todopoderoso, ¡somos libres al fin!”

Hoy en esta convención centenaria, yo quiero pronunciar que tengo en sueño de ver a la Juventud Cristiana Discípulos de Cristo en Puerto Rico como el testimonio vivo del amor y la esperanza. Una juventud que se levante y diga que la unidad es posible. La unidad es nuestra decisión. Si entiendes que quieres ser parte de esa juventud que testifica en todo momento del poder de Dios, te invito a que te pongas en pie y afirmemos nuestro compromiso con Dios y con esta iglesia de ser una voz viva. De ser sermones con zapatos que se muevan en un mundo necesitado de una iglesia auténtica y esperanzadora. Avivemos el fuego del don de Dios que está puesto en nosotros. Pablo le decía a Timoteo que volviera a encender la llama que estaba en su corazón. Le comentaba de evidenciar la capacidad y la pasión que tenía para testificarle a su comunidad la grandeza del reino de Dios. Yo creo que cada joven es un fuego que se enciende, por que ya estamos listos para servir. Hagámoslo juntos y juntas en total unidad. Dios nos ha convocado a ser una juventud unida para testimonio de Puerto Rico.

Jóvenes, Dios nos ha dado espíritu de poder, amor y dominio propio

Repitamos esta oración

Soy parte del equipo de los que no se avergüenzan

Tengo el poder del Espíritu Santo

No miraré atrás

No me rendiré.

Mi pasado ha sido redimido

Mi presente tiene sentido

Y mi futuro está seguro.

No puedo ser comprado, descarriado o retrasado.

No voy a temer ante el enemigo o deambular en los campos del conformismo.

No me voy a rendir o callar.

Seguiré adelante hasta que él venga y trabajaré hasta que él diga basta.

Soy un joven Discípulos de Cristo.

Amen.

(tomado de Rebeldes con Causa de Lucas Leys)

Anuncios

Un pensamiento en “Juventud Unida: Testimonio para Puerto Rico

  1. Realmente profundo , directo, lleno de visión y amor. Un llamado a crecer como individuo y colectividad! Raquelita y tu realmente hacen una labor extraordinaria por nosotros. Les aprecio mucho y que Dios les continúe recompensando su amor!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s